Corrientes marinas: claves para distinguirlas

Se trata de algo vital. No solo para surfistas sino para cualquier bañista. Las corrientes en las playas suponen la mayor causa de accidentes y muertes.

Las olas son ondas que traen agua hacia la costa. Ese agua se va acumulando pero tiene que volver al mar. Es en este movimiento de retorno cuando se forman las corrientes de salida de agua. Todos hemos sentido alguna vez la fuerza del mar llevándonos mar adentro. Es porque estamos en una corriente.

¿Qué debemos hacer?
La clave en esta situación es probablemente lo más difícil de conseguir: mantener la calma. Lo último que queremos es entrar en una situación de pánico que nos imposibilite tomar decisiones inteligentes.
Si sentimos que estamos siendo arrastrados deberemos ante todo no nadar contra la corriente. Esto es, si la corriente me saca de la costa hacia mar adentro, evitaré a toda costa nadar hacia la costa. Para ello, trataré de ahorrar toda la energía posible e intentar visualizar y tomar conciencia de la situación. La clave será detectar el punto donde vemos que las olas rompen, donde hay espuma. Así pues, nadaremos en horizontal hacia la zona donde vemos las espumas. Deberemos mantener la calma porque puede darse la situación de que la corriente nos saque lejos de la orilla. En estos casos lo mejor es descansar, intentar flotar… cuando sintamos que ya no estamos siendo arrastrados volveremos a nadar hacia la zona donde vemos las olas romper.

Observa el entorno e identifica las corrientes

Lo más importante siempre es observar el mar con mucho detenimiento antes de entrar al agua. Sobre todo cuando las condiciones parecen complicadas o llegamos a una playa en la que no hemos surfeado nunca. Siempre debemos mirar nuestras posibilidades y nuestra experiencia. En caso de duda es mejor no arriesgarse.
Hay varias cosas que podemos observar:
  • Observar la zona donde rompen las olas
Las olas rompen donde hay menor profundidad. Las corrientes son “ríos” que se forman donde hay mayor profundidad. Las corrientes se encuentran donde vemos que las olas no están rompiendo ya que la profundidad evita que ola pueda romper. Esto es algo que podemos utilizar inteligentemente para llegar hasta un pico reduciendo mucho el esfuerzo. Es como si cogiésemos un “arrastre” de los que se utilizan en las estaciones de ski.
  • El color del mar
Esto es algo que puede observarse en rompientes de playa o “beach breaks”. Y es que, en ocasiones, es posible observar las corrientes por la arena en suspensión que arrastran.
  • La playa en bajamar
Todo el tiempo que podamos tomar en conocer la playa es poco. En ese sentido, observar cómo se coloca la arena durante la bajamar es algo muy importante. Si observamos con detenimiento veremos que hay zonas donde hay mayor erosión. Veremos que hay surcos o canales. Esos han sido formados por las corrientes. Son los ríos por los que el agua retorna hacia mar adentro. Al tener mayor profundidad que el resto de la costa, las olas no rompen y el agua fluye.
En este vídeo se puede ver claramente:

Si te estás iniciando en el mundo del surf, toma estos consejos, y si tienes cualquier duda, no te cortes y ponte en contacto con nosotros.  También puedes seguirnos en facebook, twitter o instagram. ¡Te esperamos!